Problemática pesquera en el Atlántico Sur

LA PROBLEMÁTICA PESQUERA EN EL ATLÁNTICO SUDOCCIDENTAL. EL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS VIVOS MARINOS. ASPECTOS JURÍDICOS Y DE CONSERVACIÓN.

Coordinador: Dr. ARMANDO ABRUZA (1)

Panelistas: Dr. ARIEL R. MANSI (1); Dr. ENRIQUE MARSCHOFF (2)

(1) Universidad Nacional de Mar del Plata

(2) Instituto Antártico Argentino

La normativa internacional aplicable, requiere analizar el proceso evolutivo, que a partir de la gestación en el siglo XVI de la costumbre internacional, se fue consolidando en nuevas normas consuetudinarias y convencionales. Al proceso de codificación y desarrollo progresivo del derecho del mar, reflejado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982 (CONVEMAR), siguieron desarrollos posteriores en el plano jurídico, originados, en parte, en razones geopolíticas, o impulsados por insuficiencias normativas, aspiraciones insatisfechas o sencillamente, basados en el carácter evolutivo y dinámico del derecho del mar. Algunas incertezas resultantes de ese proceso surgirán tras la adopción del Acuerdo sobre la aplicación de las disposiciones de la CONVEMAR relativas a la conservación y la ordenación de las poblaciones de peces transzonales y las poblaciones de peces altamente migratorias (Nueva York, 1995), al que siguieron el concepto de “pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”, el Plan de Acción de la FAO sobre Pesca INDNR, (2001), la Conferencia sobre Pesquerías de profundidad (Queenstown, Nueva Zelandia, 2003), el emprendimiento oficioso de un restringido grupo de países denominado “High Seas Task Force” (“Cerrando la red”, 2006), el Acuerdo sobre las medidas del Estado Rector del Puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (Roma, 2009) y el Proyecto de acuerdo en el marco de la CONVEMAR relativo a la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica de las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional. A estos desarrollos, con sus detalles e imprecisiones, cabe agregar en relación con el Atlántico Sur otros, algunos controvertidos, como los entendimientos provisorios entre la Argentina y el Reino Unido, gestados en los ´90 y la creación de áreas marinas protegidas en el Atlántico Sur, incluidas las áreas subantárticas.

La explotación de los recursos antárticos se caracterizó por una serie de fracasos que arrancan con la extinción comercial de las focas antárticas alrededor de 1840. El problema jurídico, político y biológico fue analizado por José León Suárez y presentado, junto con una propuesta de solución a la Liga de las Naciones en 1926 identificando los problemas involucrados en la regulación de la explotación en la alta mar. Recién en 1980 un amplio sector del Atlántico Sur fue alcanzado por una convención internacional, la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA).

Esta convención estableció una serie de principios de conservación, prescindiendo de mecanismos económicos de regulación y de la apropiación mediante sistemas de cuotas o similares tal como lo han hecho la mayoría de las organizaciones regionales de ordenamiento pesquero (OROPs) que actúan en la alta mar. Para la CCRVMA la conservación incluye el “uso racional”, un concepto que va mas allá de la explotación sustentable. Muchos de los desarrollos que tuvieron lugar en el marco de la CCRVMA han sido adoptados por la FAO y recomendados para su aplicación a escala global.